Síguenos Síguenos en Facebook - Twitter
Registrarse | Contacto | Mapa
Conferencias
Los piojos, esos inseparables compañeros
 
Inapetencia
 

¿Qué hay que contar a los niños?

 
¿Qué es la Meningitis?
 
Cuidamos las posturas
 

Cereales en la alimentación infantil

 
Cómo afecta el calzado en las dolencias del pie
 
Obesidad infantil, una enfermedad en aumento
 
Dolor de espalda en el niño
 
Amígdalas: nuevo tratamiento con láser
 
Estrategias educativas dentro de la familia
 
A que edad pueden los niños empezar a esquiar
 
Ayudar a los hijos en la vuelta al cole
 
Corte de digestión
 
Niños alérgicos
 
Incontinencia urinaria
 
Duración de la lactancia
 
Prevención del cáncer de colon
 
¿Oye y ve bien mi hijo?
 
El sueño en la infancia
 
Dolor de Espalda
 
Consideraciones sobre el Calzado
 

Cómo disfrutar de la menopausia

 
Depresión, ansiedad y estrés
 
La liposucción
 
CONSIDERACIONES SOBRE EL CALZADO
¿Cómo escoger el calzado más adecuado?

Desde tiempos remotos, existe constancia del uso de calzado en todas las civilizaciones. Inicialmente el hombre calzó su pie para facilitar la marcha y protegerlo de las irregularidades del terreno y de las inclemencias del tiempo. Pero este uso protector, con el paso de los siglos fue evolucionando y el zapato se ornamentó, constituyéndose en manifestación de estatus social y reclamo estético. Su uso estético hace olvidar frecuentemente su función básica: proteger.

El caminar está hecho de pasos y cada paso comprende unas fases:

Fase de choque del talón contra el suelo

Fase de adaptación

Fase de despegue

En cada una de ellas el pie realiza una serie de movimientos: se desarrollan cadenas cinéticas para amortiguar cargas y conseguir la adaptación del pie a las irregularidades del terreno.

Un buen zapato debe favorecer estos movimientos. Cada etapa de la vida puede requerir adaptaciones concretas pero, fundamentalmente, el zapato ideal debería estar compuesto:

- Contrafuertes semirígidos que no superen la altura del talón para no obstaculizar los movimientos del tobillo

- Soporte interior semiblando para contener el hundimiento del arco interior.

- Suela flexible y suficientemente gruesa, para permitir la flexión de los dedos.

- Sujección con cordonespara adaptarel zapato al diferente volumen del pie.

- Tacón con una altura de entre 2 y 4.5 cm.

- Almohadillado interno, ligeramente más largo y más ancho que nuestro pie, para favorecer la perfecta adaptación largo-ancho.

Muy pocos zapatos actuales cumplen todas estas normas: la influencia de la moda o el efecto estético del tacón alto hacen que, especialmente en el calzado femenino, se llegue a situaciones de verdadero desastre. Especialmente la altura del talón y las puntas estrechas alteran radicalmente la biomecánica del pie y pueden provocar lesiones y deformidades, algunas de ellas graves. Debemos escoger el zapato que menos inconvenientes presente, pues pocos zapatos contemplan todas las normas exigidas.

El calzado deportivo es el que más condiciones biomecánicas correctas presenta. No debemos tener miedo a usarlo en la vida diaria. Sin embargo, hay que tener presente que cada deportista precisa de un calzado específico para facilitar la práctica de su deporte y evitar lesiones.

Cuando existen deformidades puede recurrirse a los calzados con suplementos o plantillas ortopédicas. En casos extremos, puede recurrirse a los calzados a medida.

>> Cómo afecta el calzado en las dolencias del pie

  Historia y Biomecánica:
Dr. R. Rochera
Calzado Infantil:
Dres. Ll. Terricabras y J. Escolà

Calzado del Adulto:
Dr. R. Rochera
 
       
 
 
HOSPITAL QUIRÓN Teknon
 
en colaboración con
 
Ir página principal

 

trailer La vida de Calabacín

Recomendaciones y sugerencias

subir inicio página