CyberPadres  
Síguenos en: Facebook Cyberpadres Twitter CyberPadres
Registrarse  |  Mapa Web
Inicio SER PADRES Ir a la Escuela Guías Infantiles Tiempo Libre Viajar con Niños Agendas Infantiles
Futura Mamá | Nutrición | Tu Pediatra | Tu Psicólogo | Tu Salud | La Familia | Mayores | Adopción | Necesidades Especiales | Esterilidad e Infertilidad
 
Conferencias
Los piojos, esos inseparables compañeros
 
Inapetencia
 

¿Qué hay que contar a los niños?

 
¿Qué es la Meningitis?
 
Cuidamos las posturas
 

Cereales en la alimentación infantil

 
Cómo afecta el calzado en las dolencias del pie
 
Obesidad infantil, una enfermedad en aumento
 
Dolor de espalda en el niño
 
Amígdalas: nuevo tratamiento con láser
 
Estrategias educativas dentro de la familia
 
A que edad pueden los niños empezar a esquiar
 
Ayudar a los hijos en la vuelta al cole
 
Corte de digestión
 
Niños alérgicos
 
Incontinencia urinaria
 
Duración de la lactancia
 
Prevención del cáncer de colon
 
¿Oye y ve bien mi hijo?
 
El sueño en la infancia
 
Dolor de Espalda
 
Consideraciones sobre el Calzado
 

Cómo disfrutar de la menopausia

 
Depresión, ansiedad y estrés
 
La liposucción
 
DEPRESIÓN, ANSIEDAD Y ESTRÉS
Existen distintos tipos de depresiones y otros trastornos que se manifiestan con ansiedad patológica. Son los trastornos psíquicos más comunes, pero con frecuencia no son diagnosticados, por lo que no se tratan adecuadamente. Se sabe que la depresión y los trastornos de ansiedad pueden, a largo plazo, producir problemas somáticos o empeorar enfermedades ya existentes.

En todos los casos de depresión el enfermo siente una gran tristeza que no se corresponde con su situación vital. Con frecuencia, el enfermo busca explicaciones de esa tristeza en las circunstancias que le rodean o en su pasado (a veces cree que es consecuencia de antiguos "disgustos") pero en realidad se trata de una tristeza distinta, inexplicable ("que no viene al caso") y que alcanza a toda la vida del enfermo.

La característica más importante de las depresiones, sin embargo, no es la tristeza, sino la disminución (o hasta desaparición) de la capacidad de experimentar placer (la capacidad para distraerse, para pasar "buenos ratos", para disfrutar), razón por la que ya nada produce ilusión, no apetece hacer nada y no se pueden iniciar proyectos. El enfermo por depresión no se distrae con nada ni tiene ilusión por nada. Otro síntoma característico es la disminución en los rendimientos físico (en el trabajo) y social. Para el enfermo, lo que antes era fácil ahora es casi una tarea imposible, y cualquier cosa resulta difícil. El enfermo empieza a hacer sólo aquello que es obligatorio. Las relaciones sociales pasan a un muy segundo término, y a menudo el enfermo desea estar solo. El enfermo también suele perder el apetito, aunque se dan casos en que el apetito aumenta. Suele tener insomnio (o mucho sueño durante el día), sensación de cansancio y desinterés sexual.

Los trastornos de ansiedad son de muy distintos tipos. Algunos son reacciones exageradas a acontecimientos vitales traumáticos (la muerte o enfermedad de alguien o cualquier otra desgracia), aunque otros no. Las obsesiones (ideas repetitivas, angustiantes y absurdas), las compulsiones ("manías" como las comprobaciones de todo lo que se hace, el orden excesivo, etc.), los llamados ataques de pánico (crisis de angustia repentinas con síntomas fuertes como opresión en el pecho, palpitaciones, ahogo, etc.) y la hipocondría (el miedo constante a padecer enfermedades) provocan siempre una gran ansiedad. Hay otros trastornos, como por ejemplo la ansiedad generalizada, que son característicos de personas "sufridoras", que se preocupan excesivamente por todo ("por lo que pasa y por lo que puede pasar"). Por último, muchas veces la ansiedad se manifiesta en forma de síntomas físicos (que el enfermo no se inventa, sino que padece realmente) como palpitaciones, taquicardias, problemas digestivos, cansancio, dolor de cabeza, problemas de equilibrio u otros.

Hoy en día, el tratamiento de estas patologías es eficaz y seguro. Los modernos fármacos antidepresivos y las nuevas generaciones de medicamentos útiles para el tratamiento de los trastornos de ansiedad, junto con la ayuda del tratamiento psicológico cuando éste es necesario, han mejorado el pronóstico y han logrado que los efectos secundarios sean mínimos. Los fármacos que se utilizan actualmente en estos casos se toleran bien, son seguros y no crean hábito. Es importante acudir a un especialista lo antes posible y, sobre todo, evitar la automedicación

 
Dr. X. Pellicer - Psicólogo  
Dr. P.A. Soler Insa - Psiquiatra
 
HOSPITAL QUIRÓN Teknon
 
en colaboración con
 
Ir página principal

 

 
 
 
 
     
trailer PEPPA PIG: LAS BOTAS DE ORO
 
     
 

Últimos Artículos publicados

histórico artículos

 
 
         
 SER PADRES  IR A LA ESCUELA  TIEMPO LIBRE  AGENDAS INFANTILES  VIAJAR CON NIÑOS
         
Futura Mamá Recursos Educativos Aire Libre Agendas Infantiles Punto de Encuentro
Nutrición Calendarios Escolares Lugares de Ocio Estrenos de Cine para Niños Ayudas de Viaje
Tu Pediatra Centros Educación Infantil Museos Enlaces de Cine Viajar con un Bebé
Tu Psicólogo Libros y Algo Más Club + Amigos Videos Itinerarios
Tu Salud Derechos de los Niños Jugando   Información y Transportes
La Familia Inmigración y Extranjería     Recursos Turísticos
Mayores        
Adopción  GUÍAS INFANTILES    INTERESANTE  
Necesidades Especiales        
Esterilidad e Infertilidad Fiestas Infantiles   Historia del Vestido Femenino
  Ludotecas   Angel Blazquez, Ilustraciones en CyberPadres
  Canguros - Au-Pairs   Daniel Torres, Ilustrador e Historietista
      Pablo LLorens, Animador Stop-Motion
      La Publicidad en los años 30
      Astrología, horóscopos y demás
 
 
CyberPadrescyberpadres.com © Babysite, S.L. - España · 1998/2016 | condiciones del servicio | política de privacidad y cookies registrarse | formularios guías | mapa