CyberPadres  
Síguenos en: Facebook Cyberpadres Twitter CyberPadres
Registrarse  |  Mapa Web
Inicio Ser Padres IR A LA ESCUELA Guías Infantiles Tiempo Libre Viajar con Niños Agendas Infantiles
Recursos Educativos | Calendarios Escolares | Centros de 0 a 6 | Libros y algo más | Derechos de los Niñ@s | Inmigración y Extranjería
     
 
 
MIEDOS INFANTILES por Jorge García
 
 
 

Función del Miedo

El miedo es la reacción normal y adaptativa que experimentamos cuando nos enfrentamos a estímulos (situaciones, objetos y pensamientos) que implican peligro o amenaza, teniendo un valor de supervivencia obvioEl miedo, como cualquier otra emoción, se manifiesta a tres niveles o tipos de respuesta:

  • Expresiones conductuales visibles.
  • Sentimientos y pensamientos subjetivos (en los humanos).
  • Cambios fisiológicos acompañantes.

Tanto en los humanos como en los animales, aparecen diferentes tipos de estrategias de conducta que van desde la inmovilidad total hasta los ataques de pánico con huida desesperada de la fuente de peligro.Los sentimientos que aparecen con el miedo son sensaciones desagradables más o menos intensas (desde el simple malestar hasta el terror), urgencia de escapar y gritar, irritabilidad, ira, agresividad, sensación de irrealidad, percepción espacio-temporal alterada, falta de concentración, pensamientos irreales o distorsionados, etc.Las manifestaciones fisiológicas más comunes son:

  • Ritmo cardiaco acelerado
  • Sudoración excesiva
  • Tensión muscular
  • Sequedad de garganta y boca
  • Sensación de nausea en el estómago
  • Urgencias de orinar y defecar
  • Dificultad en respirar
  • Respiración rápida y entrecortada
  • Temblores
  • Dilatación de las pupilas
  • Erizamiento del pelo
  • Aumento de la presión arterial

Entre cambios bioquímicos que el miedo produce se encuentra la secreción de adrenalina (epinefrina) en las glándulas adrenales y noradrenalina (norepinefrina) en las terminaciones periféricas de los nervios del sistema nervioso autónomo, así como un incremento en la tasa de ácidos grasos libres y corticosteroides en plasma.

Si el miedo continúa durante un periodo de tiempo largo, producirá fatiga, dificultad para dormir, insomnio, pesadillas, pérdida del apetito, facilidad para sobresaltarse, agresión y evitación de cualquier situación temida.

Los recién nacidos muestran una conducta alterada y trastornada cuando tienen hambre, están cansados o nerviosos, antes que miedo propiamente dicho. En los primeros meses de vida el niño no responde con cautela ante estímulos novedosos pero si responde con gritos y lloros alertando a la madre en busca de protección cuando tiene hambre, dolor, frío o recibe una estimulación violenta como ruidos fuertes o ante la perdida de apoyo. Es una reacción muy adaptativa, ya que le ayuda a sobrevivir ante posibles peligros.

Se puede diferenciar diferentes tipos de llantos dependiendo si es llanto de hambre, de dolor o simplemente para llamar la atención o "falso" llanto. Sobre las dos primeras semanas los bebes lloran cuando se les retira algún objeto gratificante como el chupete o se interrumpe la alimentación. A medida que transcurren las primeras semanas el bebe empieza a prestar más atención a los estímulos novedos que a los familiares mostrando interés y recciones que pueden se de aprensión y miedo. Gracias al miedo existimos como especie.

De los 8 a los 12 meses el niño es capaz de reconocer y diferenciar los estímulos familiares de los extraños y comienza a mostrar miedo a las personas desconocidas.

Cuando empieza a caminar las respuestas de evitación se hacen más patentes al poder exteriorizar el temor huyendo del estímulo atemorizante y corriendo al encuentro de su madre.

Durante los dos primeros años de vida los temores van aumentando. El niño puede explorar su entorno teniendo más probabilidades de encontrarse con situaciones peligrosas, desde las caídas sin importancia, sufrir sustos de personas extrañas, percances con animales como los perros y no digamos con coches que circulan peligrosamente a escasos metros de nuestros enanos.

En el momento empiezan a poder comunicarse con el habla, el desarrollo cognitivo cambia así como la naturaleza los miedos. Se pasa de los miedos a daños físicos a miedos de carácter social.

Los niños más pequeños tienen miedos a seres imaginarios, ruidos fuertes, al daño físico, a la oscuridad, separación de los padres, a la escuela, animales, mientras que los adolescentes padecen más temores a hacer el ridículo, al fracaso escolar, a ser observado, al aspecto físico, a las relaciones sociales, a la muerte etc... . El sexo y la clase social son variables que influirán en los tipos y formas de manifestar los miedos.
 
subir inicio página
         
 SER PADRES  IR A LA ESCUELA  TIEMPO LIBRE  AGENDAS INFANTILES  VIAJAR CON NIÑOS
         
Futura Mamá Recursos Educativos Aire Libre Agendas Infantiles Punto de Encuentro
Nutrición Centros Educación Infantil Lugares de Ocio Estrenos de Cine para Niños Ayudas de Viaje
Tu Pediatra Libros y Algo Más Museos Enlaces de Cine Viajar con un Bebé
Tu Psicólogo Derechos de los Niños Club + Amigos Videos Itinerarios
Tu Salud Inmigración y Extranjería Jugando   Información y Transportes
La Familia       Recursos Turísticos
Mayores  GUÍAS INFANTILES    INTERESANTE  
Adopción      
Necesidades Especiales Fiestas Infantiles   Historia del Vestido Femenino
Esterilidad e Infertilidad Ludotecas   Angel Blazquez, Ilustraciones en CyberPadres
  Canguros - Au-Pairs   Daniel Torres, Ilustrador e Historietista
      Pablo LLorens, Animador Stop-Motion
      La Publicidad en los años 30
      Astrología, horóscopos y demás
 
 
CyberPadrescyberpadres.com © Babysite, S.L. - España · 1998/2016 | condiciones del servicio | política de privacidad y cookies registrarse | formularios guías | mapa