Síguenos Síguenos en Facebook - Twitter
Registrarse | Contacto | Mapa
AYUDAS DE VIAJE
Viajar en avión - Derechos del pasajero - Nuevas medidas de seguridad en los aeropuertos europeos

VIAJAR EN AVIÓN

Tiene la enorme ventaja de su rapidez, algo importantísimo en los largos desplazamientos. En los vuelos domésticos el tiempo previo que se necesita para llegar a los aeropuertos, (siempre bastante alejados de la ciudad ) y las comprobaciones de Seguridad, rebajan notablemente esta ventaja, sobre todo si existe una alternativa en tren de alta velocidad o de una velocidad aceptable.

Al sacar los billetes hay que pedirlos contiguos y confirmarlos para que sea así. También es conveniente tener pasillo por la propia comodidad y para molestar lo menos posible a los otros viajeros.

La primera fila de asientos es cómoda si se tiene que colocar una cunita. Los niños no pueden viajar en las salidas de emergencias. Normalmente los niños y los adultos con menores embarcan los primeros y desembarcan los últimos, con el fin de proporcionarles mayores facilidades. Los niños menores de 2 años no pagan billete, pero tampoco tienen derecho a tener asiento ni llevar equipaje. Desde esta edad hasta 12 años, tienen descuento que varía según las compañías y disponen de asiento y franquicia de equipaje.

En España la edad mínima para que un niño viaje solo es de 5 años, pero existen diferencias en las condiciones de unas compañías a otras, por ello es necesario informarse previamente sobre todo en el tema de documentación y permisos; preguntar en la compañía y a la policía del aeropuerto con anterioridad, nos evitará muchos problemas.

La azafata al hacerse cargo del menor, suele ponerle una pegatina sobre la ropa y colgarle del cuello una bolsa con la documentación, pero la familia no debe abandonar el aeropuerto hasta media hora después de haber salido el avión. Al finalizar el viaje un empleado de la compañía acompañará al menor hasta que se presente la persona que lo ha de recoger y que deberá identificarse debidamente aunque el menor la reconozca. Cuando se realizan viajes organizados, los niños sólo disfrutan de los beneficios que oferte la agencia.

Conviene que el niño lleve una ropa cómoda y si es muy pequeño y se ha de pasar la noche en el avión, incluso se le puede poner el pijama para que se sienta más relajado. Las líneas aéreas se esfuerzan en mimar a estos pequeños clientes para hacerles el viaje más agradable. Suele haber un menú especial para niños, que se debe solicitar con antelación y las azafatas procuran complacer las peticiones de los pequeños clientes, además les proporcionan juegos, incluso un pasaporte personal en Alitalia, que les sellará el comandante cada vez que vuelen en esa compañía. Es habitual que reciban pequeños obsequios como peluches, mochilas o puzzles.

Solicitándolo al menos con 24 horas se puede tener una cunita y por supuesto proporcionan pañales y toallitas, calientan biberones y potitos. En los aeropuertos de las ciudades importantes suele haber salas para que se distraigan los niños que están realizando un viaje con escalas, suelen estar señalizadas aunque lo mejor es preguntar en información.

Los niños no suelen tener miedo a volar, a no ser , que algún adulto de su entorno, le haya traspasado su aerofobia, al contrario, volar es un hecho extraordinario en sus vidas y suele producirles ilusión. Conviene darle al niño un caramelo o un chicle, para que no le duelan los oídos al despegar y aterrizar el avión, si es un bebé un poco de agua con un biberón.

Lo normal es que con la novedad la comida, el juego y hasta un pequeño sueño, el viaje se les pase “volando".

ImprimirVersión para imprimir
trailer Robinson, una aventura tropical
subir inicio página